Como preparar la primera papilla de cereales sin gluten

Sobres de gachas sin gluten

Las etiquetas sin gluten han aumentado mucho en los supermercados, incluso en bebidas y aperitivos que, para empezar, sabes que no deberían contener gluten. Pero si te has burlado de la avena sin gluten, quizá quieras retirar esa broma.

La avena no contiene gluten de forma natural, pero las investigaciones sugieren que la gran mayoría de las bolsas que ves en los pasillos del supermercado tienen niveles lo bastante altos como para intoxicar a un celíaco. No mucha gente tiene ni idea de por qué ocurre esto, pero ahora que estamos exprimiendo la leche de nuestra avena, puede que merezca la pena saber un poco más sobre esta misteriosa asociación entre la avena y el gluten.

La avena pertenece a la segunda categoría, sobre todo porque a menudo se cultiva junto con el trigo o en rotación con él, y luego se procesa en maquinaria compartida con cereales que contienen gluten. Para la inmensa mayoría de los agricultores, esto no supone ningún problema. Si unas pocas semillas de trigo (o de centeno o cebada) entran en la avena, no tendrán un gran impacto en el sabor o la textura del producto final, especialmente si ese lote se destina a convertirse en harina.

¿Cómo se elaboran las gachas de avena sin gluten?

¿Cómo se elimina el gluten de la avena? Para eliminar las semillas que contienen gluten, hay que separarlas o cultivar la avena en un campo aparte y, en ambos casos, realizar el resto del procesamiento de la avena en máquinas especiales instaladas en edificios en los que nunca se ven granos glutinosos.

¿Cómo se hacían antiguamente las gachas?

Aunque la palabra “gachas” no se utilizó hasta el siglo XVII, la práctica de picar o moler cereales (como avena, trigo o maíz) y cocerlos en una olla con agua o leche es mucho más antigua. El consumo de platos parecidos a las gachas acompaña toda la historia de la civilización.

¿Cómo se preparan las gachas instantáneas?

Para preparar el desayuno, basta con poner 1/2 taza de la avena batida en un bol de desayuno y añadir lentamente una taza de agua caliente. Yo utilizo el agua caliente que queda en la tetera después de preparar el té de la mañana. Parecerán gachas finas, pero quédate conmigo. Se deja un minuto en el microondas y se vuelve a remover.

¿Las gachas de avena no contienen gluten?

El desayuno es la comida más importante del día, no sólo porque pone en marcha el cerebro y el metabolismo, te da energía para ponerte en marcha hasta la siguiente comida, sino porque también marca la pauta de cómo te sientes y de lo que te apetece el resto del día.

Hipotéticamente hablando, si me como un donut para desayunar, mi nivel de azúcar en sangre aumentará y luego caerá en picado, lo que me pondrá de mal humor y me impedirá pensar con claridad.    Poco después tendré hambre, y psicológicamente pueden ocurrir otras cosas.    Ese azúcar puede provocar más antojos de dulces durante el día.    Puede que me enfade conmigo mismo por comer algo “malo” y me sienta deprimido después.    Incluso podría pensar que todo mi día de comida ya se ha “arruinado” y por eso tiro la toalla y me como otro montón de porquerías, lo cual todos sabemos que es una locura, pero nos pasa a los mejores.

Al menos dos veces por semana, preparo una olla grande de gachas calientes, normalmente de avena cortada al acero, pero ocasionalmente de otro grano o dos.    Pongo un montón de tarros diferentes en la encimera para que cada uno pueda preparar su propio “bol de energía” con fruta fresca o seca, frutos secos o mantequilla de frutos secos, semillas, coco, granola y cosas por el estilo.

Los mejores copos de avena sin gluten

¿Quieres que tu desayuno vegano sea delicioso y sano, y además sin gluten? No te preocupes, no tienes por qué picar tortitas de arroz secas o palitos de verduras. Con estas recetas puedes incluso preparar un amplio brunch con delicias dulces y saladas en la mesa del desayuno y seguir teniendo en cuenta la intolerancia al gluten de tus invitados.

Quien ya se haya ocupado de la alimentación vegana sabe que los huevos, el jamón y la leche no tienen cabida en ella. Por desgracia, evitar el gluten también significa evitar el pan y los panecillos, a menos que estén disponibles en versiones sin gluten.

Si un producto es sin gluten o no, a menudo puede reconocerse fácilmente por la etiqueta correspondiente. Si hace poco que conoces tu intolerancia o quieres preparar un desayuno sin gluten para un ser querido, esta lista de alimentos te ayudará:

¿Te apetece un suntuoso brunch vegano con tus seres queridos o necesitas ideas para un desayuno sencillo cuando andas escaso de tiempo por las mañanas? Nuestras recetas de desayuno te ofrecen deliciosas tortitas para el fin de semana y gachas de avena o muesli para una primera comida rápida.

Receta de gachas de avena sin gluten

Los artículos de Verywell Fit son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud especializados en nutrición y ejercicio. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

El contenido de Verywell Fit es rigurosamente revisado por un equipo de verificadores de hechos cualificados y experimentados. Los verificadores de hechos revisan los artículos para comprobar su exactitud, relevancia y actualidad. Nos basamos en las fuentes más actuales y reputadas, que se citan en el texto y se enumeran al final de cada artículo. El contenido se comprueba una vez editado y antes de su publicación. Más información.

Si te encanta la avena, pero eres sensible al gluten o celíaco, tienes que asegurarte de que tu avena es pura y está hecha en una instalación sin gluten. La avena pura y la harina de avena pura no contienen gluten. Sin embargo, muchas marcas de avena actuales no son puras: contienen avena que ha sido contaminada con una pequeña cantidad de trigo, cebada y/o centeno.

Autor:
Sandra Airola
Sandra es una apasionada de la gastronomía y dueña de un restaurante, además de ser autora de este blog sobre comida donde comparte su experiencia y conocimientos culinarios.