Como preparar albondigas en salsa caseras

Albóndigas en salsa marinara

Crecí comiendo salsa y albóndigas todos los domingos. La salsa se cocinaba en el fuego todo el día, llenando la casa con los olores más deliciosos, a ajo y hierbas aromáticas que salían de la cocina. He continuado la tradición con mi propia familia, aunque no soy una obsesa de la salsa todos los domingos. (¡Incluso la hago de vez en cuando los lunes!).

Utilizo pasta de tomate, tomate triturado y puré de tomate (me encanta el intenso sabor a tomate que aportan los tomates en conserva). Un chorrito de vino tinto, una pizca de azúcar y una buena cucharada de queso parmesano rallado completan la salsa.

La clave está en cocinar la salsa a fuego lento durante mucho, mucho tiempo y añadir las albóndigas doradas (pero no totalmente cocidas) a la salsa para terminar la cocción. Un poco de leche, no demasiado pan rallado y no mezclar demasiado dan como resultado unas albóndigas maravillosamente tiernas.

Cuando bajé las escaleras esta mañana, tuve un recuerdo de mi infancia de los olores del domingo por la mañana. No eran los típicos olores de domingo por la mañana. No había tocino friéndose ni pan tostándose, sino que nuestra casa olía como mi restaurante italiano favorito… a ajo y cebolla colándose por mis poros antes de que me despertara del todo.

¿Es necesario cocer las albóndigas antes de ponerlas en la salsa?

¿Se ponen las albóndigas crudas en la salsa para cocinarlas? Aunque se puede, recomiendo dorar primero las albóndigas en una sartén con un poco de aceite de oliva. Esto crea una textura agradable en el exterior de la albóndiga, mientras que permite que el centro permanezca tierno y jugoso mientras termina de cocinarse en la salsa de tomate.

¿Puedo poner a cocer albóndigas crudas en la salsa?

Aunque las albóndigas no se doren primero, se cocinan en la salsa y se pueden añadir crudas, siempre que la salsa se mantenga a fuego lento hasta que las albóndigas estén bien cocidas. Cocinar las albóndigas de esta manera significa que se mantienen bastante tiernas incluso cuando están cocidas.

¿Es mejor hornear las albóndigas o cocerlas en salsa?

Puede hornear o freír las albóndigas según sus preferencias personales. Freírlas en la sartén es más rápido, pero hornearlas puede ahorrar algunas calorías.

Albóndigas en salsa de tomate

Esta deliciosa receta de albóndigas es la receta a la que acude mi familia siempre que tenemos antojo de albóndigas italianas caseras. Cargadas de los clásicos sabores italianos y cocinadas a fuego lento en una salsa marinara casera, disfruta de estas jugosas albóndigas como aperitivo, con espaguetis o como sándwich.

Fáciles de hacer y fantásticas para sobras, hacer albóndigas no debería ser complicado y definitivamente no deberían llevar ingredientes complicados. En estas, encontrarás ingredientes sencillos como carne picada magra, pan rallado, cebolla, leche, huevo y condimento italiano.

1. Ablandar la cebolla: La mayoría de las recetas de albóndigas llevan cebolla. En algunas recetas hay que cocer la cebolla primero, mientras que en otras hay que dejarla cruda. Si dispongo de cinco minutos más, suelo cocer la cebolla en un poco de mantequilla o aceite de oliva antes de mezclarla con los demás ingredientes.

2. 2. Mezclar el pan rallado con la leche: Utiliza los dedos para deshacer los grumos que puedan formarse y no te preocupes si la mezcla no está húmeda, tendrás la oportunidad de añadir más leche cuando todo se haya mezclado.

Salsa de albóndigas suecas

Crecí comiendo salsa y albóndigas todos los domingos. La salsa se cocinaba en el fuego todo el día, llenando la casa de los olores más deliciosos, a ajo y hierbas aromáticas que salían de la cocina. He continuado la tradición con mi propia familia, aunque no me gusta comer salsa todos los domingos. (¡Incluso la hago de vez en cuando los lunes!).

Utilizo pasta de tomate, tomate triturado y puré de tomate (me encanta el intenso sabor a tomate que aportan los tomates en conserva). Un chorrito de vino tinto, una pizca de azúcar y una buena cucharada de queso parmesano rallado completan la salsa.

La clave está en cocinar la salsa a fuego lento durante mucho, mucho tiempo y añadir las albóndigas doradas (pero no totalmente cocidas) a la salsa para terminar la cocción. Un poco de leche, no demasiado pan rallado y no mezclar demasiado dan como resultado unas albóndigas maravillosamente tiernas.

Cuando bajé las escaleras esta mañana, tuve un recuerdo de mi infancia de los olores del domingo por la mañana. No eran los típicos olores de domingo por la mañana. No había tocino friéndose ni pan tostándose, sino que nuestra casa olía como mi restaurante italiano favorito… a ajo y cebolla colándose por mis poros antes de que me despertara del todo.

Spaghetti albóndigas receta original italiana

Estas clásicas albóndigas al estilo italoamericano son enormes y suaves como almohadas. Están hechas con carne picada de ternera y cerdo, cargadas de hierbas y queso, y servidas con una salsa de tomate tradicional. Hágalas del tamaño de una pelota de béisbol para una cena o más pequeñas para un aperitivo.

Prácticamente se me salieron los ojos de las órbitas cuando llegaron las albóndigas. Eran casi del tamaño de pelotas de béisbol. Santo cielo. Pero estaban fabulosas, y eso sólo significaba que tenía más comida para compartir con mis amigos.

Para hacer albóndigas, empieza con pan. Remoja unas rebanadas de pan blanco (sin corteza) en leche caliente y machácalas hasta que el pan se deshaga y se convierta en una pasta. Déjelo enfriar un poco y, a continuación, mézclelo con carne picada de cerdo, carne picada de ternera, una mezcla de quesos ricotta y parmesano, especias y huevos. Mezclar sólo hasta que todo esté apenas combinado; si se mezcla demasiado, las albóndigas quedarán duras.

Forme las albóndigas con las manos y páselas por harina. Dórelas en una sartén y termine de cocinarlas en salsa de tomate. Puede hacer su propia salsa de tomate, como hacemos aquí, o puede utilizar salsa comprada en la tienda.

Autor:
Sandra Airola
Sandra es una apasionada de la gastronomía y dueña de un restaurante, además de ser autora de este blog sobre comida donde comparte su experiencia y conocimientos culinarios.