Como asar pimientos de piquillo

Pimientos rojos asados españoles

Asados a la leña ganan en dulzor y adquieren un enigmático toque ahumado. Su popularidad es fácil de entender, ya que son deliciosos por sí solos y su sabor actúa como contrapunto perfecto a tantos otros ingredientes. Son parte esencial de una mezcla de tapas.

Asados a la leña ganan en dulzor y adquieren un enigmático toque ahumado. Su popularidad es fácil de entender, ya que son deliciosas por sí solas y su sabor contrarresta a la perfección tantos otros ingredientes. Son parte esencial de una mezcla de tapas.

¿Se asan los pimientos del piquillo?

A pesar de su tamaño, los pimientos del piquillo son muy suaves y dulces, casi tan picantes como un poblano. Se asan al fuego antes de pelarlos, por lo que tienen un ligero sabor ahumado, y aportarán dulzor y fragancia a su cocina en lugar de calor.

¿Cuál es la diferencia entre pimientos rojos asados y pimientos del piquillo?

Los piquillos tienen una carne más fina, con un sabor complejo y ligeramente amargo que subyace a su dulzor; en comparación, los pimientos rojos asados tenían un sabor más afrutado. Los piquillos no nos parecieron picantes en absoluto, como afirman algunas fuentes. También son más pequeños, lo que los hace perfectos para un aperitivo de tapas rellenas.

Cómo hacer pimientos a partir de pimientos rojos

Los pimientos del piquillo son increíblemente deliciosos, tienen un sabor picante, dulce, ahumado y casi mantecoso cuando simplemente se asan y se marinan con sal y aceite de oliva. Los pimientos del piquillo son difíciles de encontrar, porque recibieron una DOP europea (Denominación de Origen Protegida) y no se pueden cultivar comercialmente fuera de su región de Navarra, España. Pero eso no significa que no pueda cultivarlos en el jardín de su casa. Las semillas de piquillo pueden ser difíciles de germinar como muchos pimientos, para un mejor éxito, manténgalas constantemente calientes y húmedas a 80-90˚ F) pero una vez que brotan, crecen en plantas robustas que están cargadas de pimientos del piquillo.  Aquí tienes una sencilla Receta de Pimientos del Piquillo marinados para que puedas hacer tus propios Pimientos del Piquillo marinados asados para comer en galletas saladas o añadir a recetas como sopas de patata y guisos:

INSTRUCCIONES:Paso 1:Asa los pimientos del piquilloPuedes asar y ampollar la piel de estos pimientos en una parrilla o incluso puedes ponerlos en una estufa de gas, o ponerlos bajo una parrilla. Voltéalos para asegurarte de que toda la piel esté ampollada y ennegrecida. Nota: puede utilizar cualquier chile rojo en esta receta, no dude en probar esta receta con pimientos de Pimento de cosecha propia, o los dulces y deliciosos pimientos italianos Stocky Red Rooster. A continuación, sude los pimientos del Piquillo poniéndolos en una fuente de cristal con tapa de cristal y déjelos reposar durante 10-15 minutos.  Esto ayudará a que los pimientos se cocinen al vapor y suden en la fuente para que se les suelte la piel.

Cómo hacer pimientos asados

Piquillos: Más que un pimiento asado caro¿Vale la pena pagar más por los piquillos, un pimiento común en la cocina española, que por los pimientos rojos asados de bote? En los estantes de algunos supermercados, cerca de los pimientos rojos asados de bote, verá piquillos rojos brillantes, comparativamente caros (alrededor de un 20 por ciento más), un pimiento común en la cocina española. ¿Merecen la pena?

Los piquillos tienen una carne más fina, con un sabor complejo y ligeramente amargo que subyace a su dulzor; en comparación, los pimientos rojos asados tienen un sabor más afrutado. Los piquillos no nos parecieron picantes en absoluto, como afirman algunas fuentes. También son más pequeños, lo que los hace perfectos para un aperitivo de tapas rellenas. Pero cuando utilizamos ambos pimientos en un relleno para carne a la parrilla y en un puré para pollo, no se distinguían.

Sustituto de los pimientos del piquillo asados

Hasta que llegué a España, no había aprendido a apreciar las delicias de los pimientos rojos asados. Aquí son muy comunes y se utilizan en muchos platos populares. El proceso de asado resalta su sutil dulzor, que combina bien con muchos alimentos.

Aunque se pueden comprar en bote, ¿para qué? Es muy fácil asarlas uno mismo. No sólo se ahorra dinero y residuos de envases, sino que nada se compara con la textura y el sabor de las recién asadas.

En España, se sirven sobre cocas (una especie de “pizza” sin queso típica de mi región), en guarniciones de verduras tradicionales como el espencat o el esgarraet (un plato de verduras asadas con berenjenas y pimientos rojos), y son un complemento habitual de los bocadillos (sándwiches servidos en pan tipo baguette).

Servidos enteros o en tiras, sirven para adornar y dar sabor a todo tipo de comidas. A mí me encanta añadir tiras de pimientos rojos asados con berenjenas asadas en hamburguesas y bocadillos.  Hay que probarlo. La combinación es divina.

Autor:
Sandra Airola
Sandra es una apasionada de la gastronomía y dueña de un restaurante, además de ser autora de este blog sobre comida donde comparte su experiencia y conocimientos culinarios.